Printed From:

Estilo de vida y control del colesterol

Aunque la genética tiene un mayor impacto sobre los niveles de colesterol LDL, los factores relacionados con el estilo de vida como la dieta y el ejercicio también pueden ejercer cierta influencia.

Es parte de nuestra vida

Como dice el dicho, somos lo que comemos. Y en lo que se refiere al "tipo malo" de colesterol —llamado colesterol LDL (C-LDL)— lo que comes puede tener un impacto directo sobre tus niveles de colesterol.

Nuestro organismo ya fabrica todo el colesterol que necesita, pero este también se encuentra en productos animales como la carne roja, la carne de ave y productos lácteos de leche entera. Los alimentos con alta cantidad de grasas saturadas y grasas trans aumentan la cantidad de C-LDL en sangre. Por lo tanto, es importante saber qué comer y qué evitar.

Sin embargo, más allá de lo que comas, hay otros aspectos relacionados con el estilo de vida que hay que tener en cuenta. Algunos pueden generar niveles más elevados de C-LDL, y además otros, como la diabetes, la hipertensión y el tabaquismo, aumentan el riesgo cardiovascular

A continuación puedes ver algunos factores que hay que tener en cuenta:

Tabaquismo. Además de lo que ya sabemos, como su relación con los pulmones, el tabaquismo también tiene un impacto negativo sobre el corazón. Se ha descubierto que reduce los niveles de HDL (colesterol bueno) y aumenta la posibilidad de sufrir un infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.

Peso. Los estudios demuestran que el sobrepeso suele aumentar el C-LDL y, combinado con la obesidad, incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Estrés. El estrés no sólo está relacionado con hábitos alimenticios no saludables y falta de actividad física, sino que los resultados de investigaciones sugieren que, por este motivo, también puede impactar negativamente en los niveles de C-LDL.

Aunque es importante dejar de fumar (si es que fumas) y hacer más actividad física, los cambios en el estilo de vida como la dieta y el ejercicio son solo parte de la solución. Si estos cambios no son suficientes por sí solos, tomar hipocolesterolemiantes te ayudará a aumentar las probabilidades de alcanzar tus objetivos de C-LDL.