Printed From:

Controlar el colesterol LDL alto

La dieta y el ejercicio son siempre el primer paso para controlar el colesterol LDL alto pero, en algunos casos, puede que no sea suficiente. Es importante que hables con un profesional sanitario acerca de encontrar un plan de control que te convenga.

Cambiar a una dieta baja en colesterol

Aunque la dieta es solo uno de los factores que afecta al colesterol, la investigación demuestra que hacer cambios en la dieta puede reducir los niveles de colesterol malo —llamado colesterol LDL (o C-LDL)— en el organismo y mejorar la salud cardíaca en general. Esto no es lo mismo que decir que comer algo sano va a cambiar completamente tus niveles de colesterol para siempre, pero con la ayuda del ejercicio regular, lo que decidas comer te puede ayudar a acercarte a tu objetivo de C-LDL. En las gráficas siguientes encontrarás consejos útiles para escoger alternativas dietéticas hipocolesterolemiantes.

Lo que hay que tomar
Existen diferentes alimentos que pueden ayudar a reducir el colesterol de distintas maneras. Algunos arrastran el C-LDL fuera del organismo antes de que llegue a la circulación, o bloquean la absorción, a continuación puedes ver algunos a tomar en consideración:
Lo que no hay que tomar
Las grasas trans presentes en bollería y fritos aumentan el C-LDL. De modo que encontrar un equilibrio sano entre el autocontrol y las restricciones puede marcar la diferencia. Si no puedes evitar la carne roja, la leche y otros productos lácteos, aquí hay algunas sugerencias:

Aumentar la actividad física

Otra cosa a tener en cuenta es aumentar la actividad física. Tener sobrepeso puede aumentar los niveles de C-LDL y riesgos cardiovasculares. Pero perder kilos puede ayudar. Antes de empezar, debes consultar siempre con el profesional sanitario para ver qué nivel de actividad física te conviene más. De modo que si estás listo/a para comprometerte a trabajar en ti mismo/a, estarás trabajando en tu C-LDL y también reduciendo riesgos.

Tratamiento hipocolesterolemiante

Si la dieta y el ejercicio no son suficientes, también hay medicamentos hipocolesterolemiantes. Habla con tu médico acerca de qué opciones de tratamiento pueden ser adecuadas para ti. Juntos, podéis determinar el mejor plan de control general para alcanzar tu objetivo de C-LDL.

Asegura el éxito

Reducir el colesterol malo —llamado colesterol LDL (C-LDL)— es importante para reducir el riesgo de infarto de miocardio, accidente cardiovascular y otras enfermedades cardiovasculares. Pese a ello, la evidencia todavía sugiere que millones de personas que viven con C-LDL alto no reciben tratamiento. De modo que encontrar un tratamiento que funcione, y adherirse a él, es fundamental.

Una vez te hayan diagnosticado niveles altos de C-LDL, el profesional sanitario y tú fijaréis un objetivo de C-LDL específico y hablaréis sobre un plan de control: los pasos que debes seguir para alcanzar tu objetivo.

Te recordamos que no hay signos perceptibles del C-LDL alto, de modo que la única forma de conocer tus niveles de colesterol es mediante un análisis de sangre. La gráfica de la Asociación Nacional de Lípidos (NLA) que se muestra a continuación te puede ayudar a comprender dónde estás en relación con dónde quieres llegar.

Clasificaciones de la NLA para los niveles de C-LDL
<100 mg/dl DESEABLE
100-129 mg/dl POR ENCIMA DE LO DESEABLE
130-159 mg/dl EN EL LÍMITE
160-189 mg/dl ALTO
>190 mg/dl MUY ALTO

 Según las guías de prevención de la Sociedad Europea de Cardiología los niveles de colesterol:

1-. En personas sanas (sin otros factores de riesgo ni enfermedad cardiovascular):

COLESTEROL TOTAL < 190 mg/dL

COLESTEROL LDL < 115 mg/dL

Conocer tu situación actual es sumamente importante, así que habla con un profesional sanitario acerca de una prueba de colesterol completa y, si es necesario, encuentra el plan de tratamiento adecuado que te ayude a alcanzar tus objetivos de C-LDL.

A continuación se incluye un ejemplo de lo que podrías ver en tus análisis de lípidos.