Printed From:

Otros datos que debes conocer en tu analítica

La posibilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular como el infarto de miocardio viene determinada por la presencia de los llamados factores de riesgo cardiovascular. Entre los principales factores destacan como más conocidos la diabetes, el colesterol, el tabaquismo o la hipertensión. 

La posibilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular como el infarto de miocardio viene determinada por la presencia de los llamados factores de riesgo cardiovascular. Entre los principales factores destacan como más conocidos la diabetes, el colesterol, el tabaquismo o la hipertensión.

La interpretación de las cifras de colesterol en el análisis requiere una valoración global del riesgo cardiovascular por su médico a partir de tablas o fórmulas. Podrán valorarse además datos en el propio análisis que permitan descartar otros factores de riesgo como diabetes (glucosa), que puedan orientar hacia el origen de la hipercolesterolemia como puede ser un hipotiroidismo o bien, que ayuden a conocer el efecto de los factores mencionados sobre órganos como el riñón (función renal).

Un análisis de sangre es una prueba complementaria que junto a otras exploraciones ayudan a determinar el riesgo cardiovascular global.

Respecto a su realización del análisis y como aspectos a tener en cuenta, destacamos:

  • Será necesario un ayuno de 8 horas e incluso 12 horas si se solicitan parámetros como los triglicéridos o HDL ya que los valores podrían sufrir alteraciones.
  • Retrasar su determinación por lo menos 3 semanas tras una enfermedad leve o modificación dietética, o 3 meses tras cirugía, o enfermedad grave.
  • Mantener la dieta, el estilo de vida habitual y el peso estable durante las 2 semanas previas a la extracción.
  • Evitar el ejercicio físico intenso durante las horas previas a la extracción.
  • La extracción de sangre se realizará de manera cuidadosa, tras 5 minutos de reposo.
  • Beber agua de forma moderada antes de un análisis de sangre está permitido, siempre y cuando no se contraindique específicamente.
  • Es recomendable avisar al médico si se está siguiendo algún tratamiento farmacológico.

El paciente no debe alarmarse ante un descenso o una elevación aislada de alguno de los parámetros del análisis. Será su médico quién tiene que valorar su significado, dentro del contexto de la persona, y en relación a otros síntomas y como se ha comentado a las circunstancias del paciente: estilo de vida, otras enfermedades, factores de riesgo, medicación, etc.

Bibliografía

  • Grupo de Trabajo de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) y de la Sociedad Europea de Aterosclerosis (EAS). Guía de la ESC/EAS sobre el manejo de las dislipemias. Rev Esp Cardiol. 2011;64(12):1168.e1-e60.
  • Baena Díez JM, Barcelo Colomer E, Ciurana Misol R, Franzi Sisó A, García Cerdán MR, Ríos Rodríguez MA, et al. Colesterol i risc coronari [En línia] Barcelona: Institut Català de la Salut, 2009. Guies de pràctica clínica i material docent, núm. 1 [URL disponible a: http://www.gencat.cat/ics/professionals/guies/colesterol/colesterol.htm.
  • Grupo de prevención cardiovascular del PAPPS. Actualización 2014 PAPPS. Recomendaciones preventivas cardiovasculares. Aten Primaria. 2014;46(Supl 4):1.