Printed From:

Efectos del colesterol LDL alto

Existe una fuerte conexión entre los niveles altos del colesterol LDL y la salud cardíaca, y cuando estos niveles suben, también aumenta el riesgo cardiovascular.

Comprender tu riesgo cardiovascular

Es importante saber a qué te enfrentas.

Cuando los niveles de C-LDL aumentan, también lo hace el riesgo de enfermedad cardiovascular, que habitualmente está relacionado con un proceso llamado aterosclerosis: una afección peligrosa que se presenta cuando el colesterol malo se combina con otras sustancias en la sangre, y se convierte en placas que se acumulan en las arterias.

Cuando la placa se acumula dentro de la arteria, puede dificultar la circulación de la sangre. Se parece un poco al tráfico en la carretera, ya que sigue aumentando hasta que bloquea gradualmente la arteria, o se puede romper un trozo, ocasionando un coágulo que podría obstruirla con rapidez.

El riesgo de sufrir estas afecciones también puede estar causado o verse aumentado por otros problemas de salud crónicos como la diabetes, el tabaquismo y la hipertensión.

Esto puede causar:

Enfermedad cardíaca coronaria (ECC)
La ECC es la forma más habitual de enfermedad cardíaca, y una de las principales causas de muerte en el mundo. Al acumularse en una arteria coronaria —la que lleva la sangre al corazón—, la placa de ateroma a veces bloquea el paso de la sangre oxigenada, impidiendo su llegada al corazón, y puede causar angina de pecho o infarto de miocardio. Con el tiempo, la ECC debilita el corazón y, si no se trata, puede causar insuficiencia cardíaca.

Angina de pecho
El dolor en el pecho a menudo es la primera indicación de que algo va mal. Cuando hay una reducción del torrente sanguíneo al corazón, por obstrucción de una arteria coronaria, puede causar una sensación de presión en el pecho llamada angina de pecho, que a menudo es la alarma cuando hay un problema subyacente grave.

Infarto de miocardio
Cuando deja de llegar el oxígeno suficiente al corazón, se produce un infarto de miocardio. Esto puede pasar cuando la placa que se acumula por el exceso de colesterol se rompe y forma un coágulo, obstruyendo completamente una de las arterias coronarias. Una actuación rápida te puede salvar la vida (para intentar desobstruir lo antes posible la arteria), de modo que si sientes cualquier signo de dolor en el pecho, malestar en la parte superior del cuerpo o falta de aliento, busca inmediatamente ayuda médica.

Accidente cerebrovascular
Al igual que el infarto de miocardio, la mayoría de los accidentes cerebrovasculares tienen lugar cuando hay falta de oxígeno, pero en este caso en el cerebro. Una vez más, la placa que se acumula por el exceso del C-LDL se rompe y se forma un coágulo, que bloquea una arteria que lleva sangre al cerebro. Sin oxígeno, las neuronas comienzan a morir y comienzan a aparecer síntomas. Algunos de estos incluyen repentina debilidad, parálisis o problemas con el habla y la vista. De modo que actuar inmediatamente es crucial, ya que solo se dispone de un corto periodo de tiempo antes de que el daño se vuelva irreversible.

El riesgo de sufrir estas afecciones también puede estar causado o verse aumentado por otros problemas de salud crónicos como la diabetes, el tabaquismo y la hipertensión.

Tener diabetes puede estar estrechamente relacionado con los niveles altos de C-LDL, y el riesgo de enfermedad cardiovascular aumenta cuando ambos están presentes.

Además, el problema añadido de la hipertensión también está relacionado con la cardiopatía prematura y el accidente cerebrovascular. De hecho, el colesterol LDL alto y la hipertensión son dos de las afecciones médicas más habituales, graves y tratables que causan enfermedad cardiovascular. Del mismo modo, ninguna de las dos tiene síntomas visibles y, como consecuencia, a menudo no se tratan.

Atención a los hechos:

Mira el reloj

Cada 39 segundos, un adulto muere de un infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o enfermedad cardiovascular.

Lanza una moneda al aire

Se calcula que la mitad de los españoles tienen el colesterol alto, aunque sólo 1 de cada 2 lo sabe.

1 de cada 2

De los pacientes españoles que conocen su hipercolesterolemia, sólo la mitad están en tratamiento. Y de éstos, sólo la mitad lo tienen adecuadamente controlado.

Todas estas afecciones pueden ser graves y tienen riesgos importantes, incluido el fallecimiento. Por eso es tan importante mantener un papel activo en tu tratamiento del colesterol LDL.